Dehesa de Valdelatas

Entre las opciones que los madrileños tenemos de pasear por zona de monte sin tener para ello que alejarnos demasiado de la ciudad, quiero en esta ocasión recomendar la Dehesa de Valdelatas.

Situada en la zona norte de la Comunidad, esta dehesa es relativamente desconocida por muchos, siendo seguramente los vecinos de Alcobendas y los aficionados al ciclismo que usan el cercano carril bici entre Madrid y Colmenar Viejo los que más la frecuentan.

.La Dehesa de Valdelatas, perteneciente en parte al Ayuntamiento de Madrid y en parte al de Alcobendas, tiene una extensión de 290 hectáreas y es un pequeño reducto natural de bosque mediterráneo continentalizado, actualmente desgajado por las autovías e infraestructuras urbanas que lo circundan del ecosistema que componen los Montes del Pardo, Soto de Viñuelas y la Dehesa Boyal. Desde 1995 está catalogado como Monte Preservado y confiemos en que se cuide y se respete, mejorando si es posible algunos aspectos, como el saneamiento de los dos arroyos que lo recorren. La flora existente es fundamentalmente de encina, pino, majuelo y jara, estando en esta época en avanzado esplendor.

Diversos caminos y senderos recorren la Dehesa, permitiendo prolongar nuestros paseos. No hay por lo general mucha gente, lo que ayuda a disfrutar más de la naturaleza y de la paz del campo. ¡Bueno!, no asustarse si paseando por una de las lindes de la Dehesa escuchamos tiros. Allí está el Club de Tiro Cantoblanco (ligado al grupo del actual vicepresidente de la CEOE Arturo Fernandez y que fue fundado por su abuelo). Tiene una pequeña terraza bar que, sin ser nada del otro mundo, llegado el caso puede servirnos para refrescar la garganta con una cervecita.

Para ir a la Dehesa de Valdelatas deberás normalmente acercarte en coche, por lo que paso seguidamente a indicarte como llegar: Debes tomar la Carretera de Madrid a Colmenar Viejo (M-607) y aproximadamente en el kilómetro 13,5 tomar la desviación existente hacia la Autónoma. En seguida, nada más pasar el Hospital "Labora", encontrarás una pequeña área de aparcamiento donde debes dejar el vehículo. La entrada a la Dehesa está allí mismo. Otra opción, especialmente si no hubiese sitio en el parking anterior, es seguir por la vía de servicio y desviarnos más adelante hacia el Campo de Tiro Cantoblanco, aparcando en la zona justo a la entrada de este (también desde allí, a la derecha, se puede acceder a la Dehesa).